Skip to main content

Así como Coco Chanel nos sembró a través de sus atuendos, el amor por el color negro, los royals nos cuentan cómo a través de los años, el inmaculado color blanco se convirtió en un imprevisto que cambió la moda.

En julio de 1938, en vísperas de la inminente Segunda Guerra Mundial, el rey Jorge VI y su esposa la reina Isabel (posteriormente la Reina Madre), retrasaron su viaje de ascenso al trono, debido a la muerte repentina de la Condesa de Strathmore, madre de Isabel. 

La reina al encontrarse de luto, salió de Londres en su gira real junto al rey Jorge, vestida de blanco y no del acostumbrado y funesto color negro. Idea que nació de la brillante mente de la misma Reina Madre y su modista Norman Hartnell, como otro color alternativo para seguir respetando el luto. 

Así fue como nació el icónico vestido blanco de la familia real británica y que años después fue emulado por otros royals europeos. 

La princesa Margarita, para el 21 de agosto de 1951, en celebración de su cumpleaños número 21 escogió un espectacular vestido blanco de alta costura de Dior, el cual lució en el Hôtel Perrinet y ella misma calificó como su «vestido favorito de entre todos los demás». 

El 5 de enero de 1956 la reina de la gran pantalla, Grace Kelly, posó frente a 25 fotógrafos y reporteros, vestida de blanco nupcial para anunciar su compromiso con el príncipe Rainiero III de Mónaco.

Para el primero de julio de 2014 en Londres, Beatriz de York lució un vestido con silueta tipo A de alta costura de Nicolas Oakwell para asistir a la fiesta veraniega de la Serpentine Gallery de 2014.

Desde la Europa posguerra, hasta la actualidad, la realeza aún conserva su eterno amor por el icónico color blanco.

Entre castillos y reinas por fin entendimos porque el imponente color blanco es tendencia, así como su gran importancia para la realeza y el mundo de la moda.

Andres Betancourt

Author Andres Betancourt

More posts by Andres Betancourt
Close Menu

SunChannelTv.com

SunChannelTv.com